• Lucía Quiroga

Teletrabajo en primera persona

Sigo sacando tesoros de información de la encuesta realizada a las personas que trabajan en la Junta de Andalucía en Málaga en dos de los meses de confinamiento, entre marzo y mayo.

Testimonios de personas, muchas, no todas, que han querido compartir para construir, proponer para mejorar… Quizá esto no era el teletrabajo esperado, pero así es la vida. Y ahora, toca reflexionar y atender a lo que de verdad pasó y, aunque pudo ser mejor, ocurrió. Si nos quedamos con las lecciones aprendidas, avanzaremos. Si, nuevamente, nos instalamos en la queja y en el inmovilismo, seguiremos igual que siempre.

Os dejo 25 afirmaciones sobre cómo han vivido el teletrabajo esas personas y lo que se me ha venido a la cabeza tras leerlas...

1. “La administración electrónica debe ser completa, no debemos utilizar el papel”.

Está fuera de toda duda que sin administración electrónica será más difícil teletrabajar.

2. “Creo que el teletrabajo es bueno para las personas involucradas, pero que para los que tenemos personas en nuestro servicio que eluden el trabajo, es muy dificil hacerles trabajar. y lo que temo es que precisamente éstos sean los que pidan teletrabajar”.

Una vez más se parte de la premisa de que el presencialismo va a contribuir a que las personas trabajen más, mientras que con el teletrabajo van a trabajar poco o nada. Se trataría de que las personas con equipos a su cargo consigan la iimplicación y, por tanto, el cumplimiento de las tareas asignadas, sin que para ello influya la presencia o no de la persona trabajadora. O ¿es que consiguen que trabajen más cuando están “presentes”? Quizá sean las personas que coordinan equipos los que deban revisar algunas de sus competencias…

3.Mientras los jefes no estén familiarizados con el teletrabajo de forma fluida, es complicado que se instaure en todo el equipo. Volveremos a papel y lápiz”.

“Zasca” a los jefes y a las jefas. El teletrabajo es cosa de todos y todas, de arriba abajo y abajo arriba.

4. Para el teletrabajo necesitamos formación y medios para realizar las tareas que tenemos asignadas”.

Por eso es importante planificar el teletrabajo: formación y, por spuesto recursos tecnológicos.


5. “He tenido ansiedad constante porque todo el mundo demandaba información, informes, etc. a cualquier hora y a toda prisa”.

Esto de “necesito este informe para ayer”, no es algo exclusivo del teletrabajo. Una vez, la planificación de los trabajos, sea presencial o teletrabajo, se hace necesaria para ser más eficaces y eficientes.

6. “A veces el teletrabajo aumenta el estrés”.

Sobre todo si nos pusimos a teletrabajar en confinamiento, “de la noche a la mañana” y “tele-haciendo” muchas más actividades no previstas (educando, haciendo de profesores/as, ociando, relacionándonos...)

7. “Esta crisis ha traído para quedarse a una palabra que parecía de ciencia-ficción: teletrabajo. Veámoslo como una oportunidad y aprovechemos sus ventajas”.

Y, sobre todo, aprendamos lecciones para avanzar. Nunca lo tuvimos tan “en bandeja” para hacerlo mejor.

8. “Ha permitido atender tareas importantes que se relegan en el día a día”.

¿Por qué será? Esto merece una reflexión profunda sobre nuestra gestión eficaz del tiempo…


9. “Se ha sobrecargado a una parte del personal, mientras que otras personas no han hecho nada”.

Y…, ¿esto de quién es responsabilidad? Quizá muchas de esas personas que no hacían nada, hubieran deseado que alguien les facilitase el poder realizar sus tareas…


10. “La Administración no está preparada para el teletrabajo, por falta de medios, por falta de mentalidad, y por descoordinación entre diferentes Administraciones, no remando todos a una con respecto a directrices. El personal técnico está tapando muchas carencias con su buena voluntad y tratando de que no se noten. Pero las Administraciones,... cada una ocupándose de su parcela”.

El teletrabajo no ha provocado esta situación. Como muchas otras cosas, lo que ha hecho es ponerlo en evidencia. La eterna descoordinación y los “reinos de taifas”.

11. “En el teletrabajo no tienen cabida los programas "hechos en cada centro" que, además de suponer una duplicación del trabajo en cada centro, impiden la adecuada uniformidad”.

¡Qué nos gusta hacernos cada uno nuestra “base de datos” y empezar de cero sin buscar lo que ya hay hecho! ¡Qué nos gusta…!

12. “Puede ser una medida a implantar para conciliar la vida personal y profesional (intercalar trabajo presencial y teletrabajo)”.

Y no solo para eso… Trabajo por objetivos, implicación, motivación, cuidado del medio ambiente, facilidad para que las personas con alguna discapacidad trabajen mejor, romper las distancias físicas…

13. “Una experiencia, sin más, que debe ir mejorando con el tiempo”.

Quizá una experiencia un poco “salvaje”...

14. “En ocasiones he trabajado muchísimas más horas que en la oficina y sin las "comodidades" de que disponemos en el puesto de trabajo”.

Formación en la gestión del tiempo nos hace falta y mucha. Por otra parte, me gustaría saber qué entendemos por “comodidades”…

15. “Es necesaria la sustitución del control horario por una definición o redefinición de la organización del trabajo y un control de unos objetivos claros, regulados y consensuados”.

Qué duda cabe que, aunque debería haber sido y ser así siempre, el teletrabajo lo facilita.

16. “El acceso al teletrabajo no puede consistir en conectarse por VPN al ordenador del trabajo presencial”.

El teletrabajo no es solo eso...

17. “Imagino un teletrabajo sin niños y niñas”.

No estaba previsto teletrabajar y teleeducar a la vez.

18. “Es importante tener en cuenta el tema de la protección de datos”.

Y, visto lo visto, parece que sea de lo que más conseguido esté.

19. “Se mejora en la gestión del tiempo y en la concentración”.

Una cosa lleva a la otra, y viceversa. Y a gestionar el tiempo también se aprende.

20. “Tengo discapacidad y para mí ha mejorado muchísimo mi calidad de vida el teletrabajo”.

A tener muy en cuenta este tipo de personas, cuya vida puede ser muy mejorada con el teletrabajo.

21. “Vivo fuera de la provincia y esta situación me ha facilitado el trabajo”.

Otra manera de mejorar la calidad de vida de esas personas, aumentando, sin duda, su implicación y, por tanto, mejorando resultados.

22. “El teletrabajo debe ser una opción, como otra más en tu trabajo”.

Y hacia ahí debemos ir.

23. “Tenemos medios suficientes para evaluar el trabajo realizado y valorar la labor del personal más allá de cumplir un horario de picaje y calentar la silla x horas al día”.

Y si aún no los tenemos del todo claros, tenemos que buscarlos y ponerlos a funcionar.

24. “El teletrabajo se debería implantar de manera generalizada. influye positivamente en la productividad del trabajador y permite maximizar el tiempo que se le dedican a las tareas profesionales. También es positivo para la propia organización, permitiéndole una mejor utilización de sus recursos materiales”.

¿Alguien da más beneficios en cuatro líneas?

25. “Se puede y deben programar reuniones por video conferencia para favorecer contacto y refuerzo del trabajo realizado”.

Y , aunque no es lo mismo que las reuniones presenciales, ¿cuántas de éstas tenemos que no sirven para nada?

Son solo algunos de los testimonios de personas que han vivido un teletrabajo “salvaje” . Testimonios en primera persona que destilan ganas de aprender, no de destruir una fórmula que deberían, deberíamos tener muy en cuenta. Seguiremos avanzando, solo si aprendemos hasta de los virus, ¿o no?

226 vistas0 comentarios