• Lucía Quiroga

Aniversarios que hay que recordar para, sobre todo, aprender...Sábado, 14 de marzo de 2020...

Recuerdo que esa mañana estaba paseando por el centro de Málaga, aún ajena a lo que se nos venía encima. Al principio, ya sabéis, alguna que otra información, pero mucha desinformación o información no clara sobre en qué consistía eso de la declaración de un "estado de alarma" en nuestro país... Y, claro, la vida seguía, pero lo que no nos podíamos imaginar entonces es todo lo que se nos vendría después...


Y, a pesar de esos malos momentos, recuerdo con mucho cariño, muchas de las iniciativas que se empezaron a poner en marcha, no solo, por supuesto, como señal de solidaridad para todas las personas que ya estaban siendo afectadas por el maldito COVID (y no quiero llamarlo 19 porque se pasó "veinte pueblos desde el 19"). Recuerdo otras tantas que desde las administraciones públicas, desde las personas que trabajamos en las administraciones públicas empezamos a poner en marcha para que no se dejaran de prestar los servicios públicos que tanto nos esmeramos, o procuramos esmerarnos, en que sean excelentes...

Hay muchísimos. Un día, escribiré un relato sobre todo lo que, al menos yo, viví, y viví con muchas otras personas.


Pero hoy, y además en recuerdo de Juan Carlos González, D.E.P, Director del IAAP - Instituto Andaluz de Administración Pública -, en ese momento, me gustaría recordar esa iniciativa de "Empieza el día con el IAAP" que puso en marcha.


Os aseguro que fue un "atraco" porque mi también querido #JavierDomínguezMurillo, que contribuyó a esta quimera maravillosa, me llamó tres días antes para decirme que arrancábamos con esa gran serie de webinar que ayudaría a que las personas, al menos en la Junta de Andalucía, empezáramos el día con un café con algo de energía... Y, claro, me tocó empezar con ¿qué? Pues claro, con mi querido proyecto inacabado de teletrabajo... Entonces, aunque parezca mentira no había tanta facilidad de uso, agilidad y manejo de los webinar. Hoy parece increíble aunque solo hayan pasado dos años, pero es lo que tiene el aprendizaje a marchas forzadas y cuando no nos queda más remedio.


Os adjunto el enlace de ese primer webinar, seguramente muy rudimentario en contenidos, en iluminación, en puesta en escena pero, eso sí, con toda la ilusión y el nerviosismo de empezar a contribuir a una larga etapa de confinamiento que no podíamos, entonces, imaginar…

Introducción al teletrabajo


Mucho trabajo había habido antes sobre el teletrabajo, sin pensar en la pandemia, ni en el estado de alarma, pero poco se había aprovechado. A partir de entonces se multiplicaron y se mutliplican miles, millones de soluciones, de guías, de datos, de propuestas, de normas - leyes, decretos, órdenes, instrucciones...- pero la e verdad es que seguimos poniendo parches y no viendo las cosas con perspectiva. El teletrabajo no es exactamente no ir al trabajo físicamente, pero de eso ya hablaremos...


Ahora toca recordar para aprender, eso que tanto nos cuesta a las personas humanas, que no a los animales... Ahora toca ver si por fin aprendemos, al igual que deberíamos aprender de las guerras, de las pasadas guerras que nada solucionan y que, sin embargo, seguimos teniendo y a las que seguimos asistiendo, casi impasibles, al discurrir de unos cuantos locos que nos manejan, que no tienen ni idea de cómo hacer para que el mundo funcone pero, eso sí, que en sus más superficiales egos, se encuentran muy a gusto. Y el problema, es que las demás personas se lo permitimos...


En cualquier caso, sin caer en el ilusionismo óptico o emocional, sí que lanzo una llamada a la esperanza porque podemos seguir avanzando siempre, siempre que dejemos los egos a un lado, que seamos personas generosas y que aportemos, de verdad, para seguri avanzando. No es fácil. Ya dije antes que las personas humanas somos muchas más complicadas y egoístas que los animales; ellos tienen la disculpa de la mera supervivencia. La Humanidad no tiene ya esa disculpa...


39 visualizaciones0 comentarios