• Lucía Quiroga

Trabajo a distancia (y teletrabajo). Avanzando en la Junta de Andalucía

Ya comenté en mi post del 25 de septiembre, sobre este mismo tema, (https://www.luciaquirogarey.com/post/teletrabajar-de-manera-planificada-seguimos-diciendo-que-no-se-puede-una-gu%C3%ADa-de-ayuda) que ya no íbamos a parar. El trabajo a distancia, el teletrabjo sí ha llegado para quedarse, si bien, esta vez tenemos que plantearlo de la manera más ordenada y planificada posible.


Una vez más, a pesar de haber tenido meses para partir de una magnífica planificación, los tiempos, las urgencias, los “día a día” se nos vuelven en contra y, una vez más, tendremos que seguir avanzando al mismo tiempo que construimos la planificación ideal. No puede ni debe ser de otra manera. Es más estresante, sí, pero tenemos la oportunidad de construir un camino hacia otra forma de trabajar, otra cultura organizativa y que se mueve persiguiendo objetivos. Lo ideal, muchas veces, es enemigo de la eficacia y de la innovación, ¡mucho más cuando estamos hablando de un gran cambio cultural en nuestras administraciones públicas!


Y como es imposible planificarlo todo, será necesario ajustar la ruta a medida que avancemos. No debemos temer a salir de nuestra zona de confort y no nos debe paralizar el miedo a no tenerlo todo bajo control. Como dijo Sun Tzu, general y filósofo chino que vivió hace más de 2.000 años y escribió el libro “El Arte de la Guerra”: "Las oportunidades se multiplican a medida que se aprovechan".

Desde la Junta de Andalucía en Málaga, venimos trabajando en esa planificación, en esa hoja de ruta viva y flexible, desde que allá en marzo nos visitó el COVID-19. Muchas han sido las experiencias vividas, unas mejores que otras, pero las personas que trabajamos en lo público hemos demostrado que queremos y podemos hacer muy bien nuestro trabajo, dar unos excelentes servicio públicos, incluso en confinamiento y a través del teletrabajo y/o trabajo a distancia. Lo hicimos y lo hicimos bien.


Pero entonces, no había más base jurídica que la de la declaración de la propia pandemia. Ahora, tras unos meses con diferentes fases de desescalada, parece que nadie duda, ni administraciones públicas, ni empresas, ni organizaciones sindicales, ni las propias personas empleadas, ni la ciudadanía de que al teletrabajo y/o trabajo a distancia hay que dotarlo ya de un marco jurídico estable.

Y así lo demuestra la publicación del Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que entra en vigor hoy 13 de octubre, o el Real Decreto-ley 29/2020, de 29 de septiembre, de medidas urgentes en materia de teletrabajo en las Administraciones Públicas y de recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, que añade un artículo 47 bis al TREBEP, dedicado al teletrabajo y que entró en vigor el 1 de octubre.

Son avances, pero a otros niveles territoriales, necesitamos más concreción. Sería ideal estar caminado de forma homogénea en todas las Comunidades Autónomas, Diputaciones, Entidades Locales, pero, como dijimos al principio, no podemos instalarnos en la queja y buscar una perfección que paralice la acción.


Por tanto, en el caso de la Junta de Andalucía, se han ido aprobando diferentes protocolos, según íbamos pasando de fases en la llamada “vuelta a la normalidad”. El último es el Protocolo firmado el 25 de septiembre, pero hay disposiciones vigentes de los Acuerdos y Protocolos anteriores. Por otra parte, hay modelos oficiales para gestionar la implantación del teletrabajo y/o trabajo a distancia en las distintas unidades de trabajo, pero son insuficientes. Y con todo, hay dudas, muchas dudas aún porque la casuística es grande y los miedos a cambiar, también.

Con este escenario, desde Málaga, y tomando siempre como base los Acuerdos adoptados, hemos querido ir un poco más allá y, desde el momento en que empezaron a negociarse y aprobarse cada una de las indicaciones referidas al teletrabajo y/o trabajo a distancia, fuimos elaborando una guía que recogiera, de manera clara y sencilla, cómo se tenía que ir implantando en nuestras unidades administrativas. Además, consideramos que aportaría valor y, sobre todo, ayuda, elaborar modelos de aquellos documentos de obligado cumplimiento para optar a esta modalidad de trabajo, citados de manera general en los protocolos, como la “planificación” del trabajo de las personas que quisieran solicitar esta modalidad. Y así, hemos recogido los modelos en un único documento que, en el caso de Málaga, y a excepción del “Anexo 0”, se entregarán con la solicitud oficial.

Todo esto no serviría de mucho si este reto lo planteáramos de manera individual; es decir, una vez tenemos los materiales, vivos, flexibles, adaptables y mejorables, la base del éxito de la implantación de esta nueva modalidad de trabajo en la Junta de Andalucía viene por la colaboración, el conocimiento compartido, una buena coordinación y el mejor trabajo en equipo. Todos y todas vamos a participar, de arriba abajo, de abajo arriba y con equipos transversales en cada una de las Delegaciones Territoriales formados por aquellas unidades que, independientemente del Servicio concreto de que se trate, tienen un papel activo en la implantación del teletrabajo y/o trabajo a distancia: Personal, Informática y Unidades de Prevención de Riesgos Laborales.


Hay muchas horas de reflexión y de trabajo detrás de esta guía, de estos modelos y de este proyecto, pero sabemos que el camino se hace andando y que, a pesar de las muchas dudas que ya surgen, si aportamos, compartimos y avanzamos como un todo, el recorrido será, como mínimo, más gratificante. Si queremos, podemos. Y todos y todas sumamos, generamos fuerza y nos servimos de apoyo cuando esta casuística, tan grande y variada, nos sale al paso para hacernos desistir.

Os adjunto la Guía y los modelos. Aunque este proyecto está en Málaga, no tiene fronteras. El material es para usarlo y mejorarlo. Si sirve, aunque sea para arrancar, habrá cumplido su cometido. Si, además, queréis aportar, más se enriquecerá.

Desde aquí no nos vamos a parar. Seguimos construyendo más herramientas colaborativas para que nadie se sienta en una isla desierta…, ese sentimiento que, muchas más veces de las deseadas, nos invade cada día en nuestras Administraciones Públicas.

“El mundo necesita soñadores y el mundo necesita hacedores.

Pero sobre todo, el mundo necesita soñadores que hacen”.

(Sarah Ban Breathnach)

Guia Teletrabajo Lucia Quiroga a 7 de oc
.
Download • 888KB

Propuesta Lucia todos modelos anexos
.pdf
Download PDF • 205KB

111 vistas0 comentarios

©2020 por Piensa y luego actúa. Creada con Wix.com