• Lucía Quiroga

¿Te enfadas o te enfadas? la gestión del enfado

Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo.

Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente,

no resulta tan sencillo”

(Aristóteles. Ética a Nicómaco)

Hay muchas situaciones que pueden llevarte al enfado, entre otras:

- Amenaza o violencia de límites.

- Necesidad de protección ante el daño sufrido.

- Te sientes limitado. Algo obstaculiza tu meta, te impide el crecimiento.

- Injusticia.

- Falta de libertad de acción y expresión.

- Enfado con uno mismo por no hacer lo que te has propuesto.

El Enfado tiene dos problemas:

- Su control excesivo: produce falta de asertividad y ausencia de límites. Se corrige con la aceptación del enfado en un entorno seguro.

- Dejarse arrastrar por él: produce violencia. Se corrige con autocontrol.


El enfado debe ser reconocido y expresado, en lugar de manejado y controlado, ya que si no, conduce a un enfado explosivo e inapropiado (rabia y furia).



Las consecuencias de esta mala gestión del enfado son:

- Somos incapaces de hacer valer nuestros límites, de defendernos de ataques o de posibles daños.

- Perdemos el contacto con nuestras emociones y no reconocemos las necesidades asociadas a ellas.

- Perdemos autoestima y asertividad.

- Los problemas se hacen más difíciles de reconocer y resolver.

- Nos deja un sentimiento más agudo de indefensión e impotencia.



Por tanto, debemos expresar el enfado, persiguiendo los siguientes objetivos:

- Aceptar el enfado y su información.

- Reconocer y satisfacer la necesidad no satisfecha.

- Externalizar de forma adecuada la culpa y la responsabilidad.

- Intensificar las sensación de fortaleza de uno mismo.

La expresión correcta del enfado nos ayuda a defender nuestros límites

y a ser asertivos”.


Es muy importante, cómo debemos gestionar internamente el enfado.

Si seguimos estos pasos, que nadie dice que sean fáciles, probablemente no pasaremos del enfado al conflicto, aunque de ser así, también puede resolverse…, pero eso será en otro post.

64 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo