• Lucía Quiroga

La Junta de Andalucía. XII Legislatura: ¿nos cuidamos para poder dar servicios públicos excelentes?

Ya sabéis, los que me conocen o los que me leen, cuánto hablo y escribo, porque me interesa muchísimo y me preocupa, e intento ocuparme, de la importancia de la automotivación, de la motivación o de que, al menos, nadie nos desmotive a las personas que trabajamos en las administraciones públicas.

Las personas que trabajamos en las administraciones públicas, no solo lo hacemos porque tengamos un “empleo seguro”. Lo hacemos porque tenemos vocación de servicio público, porque queremos que la ciudadanía tenga los servicios públicos mejores, más aún , excelentes, que puedan acceder a ellos de manera ágil, simple, transparente; en fin, de que tengan claro qué pueden recibir de nuestras administraciones.


Pero, sigo insistiendo siempre, y no me cansaré de decirlo y de escribirlo, que sigue fallando el cuidado hacia adentro, el organizar dentro para poder funcionar mejor hacia afuera. Eso, la ciudadanía, que sigue con ese odioso estereotipo de que “las personas que trabajan en lo público ya bastante tienen con tener un sueldo fijo a final de mes”, no lo entiende. Sin embargo, las personas que llevamos tantos años dentro, viendo cómo año tras año, legislatura tras legislatura, se suceden los planes estratégicos, las reorganizaciones, las simplificaciones, etc., siempre mirando hacia afuera, nos damos cuenta de que algo sigue fallando.

Se dice en otros ámbitos: “si te cuidas, si te cuidan, podrás cuidar mejor”. Pues esto mismo es lo que defiendo para nuestras administraciones públicas y, en concreto, porque me toca más cerca, para nuestra Junta de Andalucía: cuidemos a las personas que trabajan en nuestra organización; hay muchas maneras. Cuidemos de que no haya personas que las dirijan que, al menos, si no motivan, no desmotiven.


Escuchemos con atención porque hay muchas personas muy profesionales que tienen mucho que aportar. Dejemos que propongan, que pongan en marcha un montón de iniciativas que van a tener efecto muy positivo en procedimientos administrativos que ahora son insostenibles. Y, ¡cuidado!, que no estoy diciendo que todo sea viable, ni posible, ni aceptables todas las propuestas e iniciativas. Pero dejemos un poco de espacio, de aire, de ventanas abiertas, al menos, para la sensación de respirar libremente. Cuando a las personas se les comunica de manera directa, tranquila, educada y de forma transparente, incluso un no, sienta bien…


Empieza una nueva legislatura, la XII, en la Junta de Andalucía y una vez más, a pesar de tantos años y de tantas legislaturas, vuelvo a ilusionarme. Vuelvo a creerme que, esta vez, alguien se dará cuenta de que, además de la importancia, enorme, de todas las medidas propuestas para tantos asuntos importantísimos que hay solucionar, o intentar solucionar, desde nuestra administración para nuestra sociedad, también es muy importante organizar “nuestra casa, nuestra Junta de Andalucía” por dentro.


No hagamos que crezcan los “muertos vivientes” en nuestras administraciones públicas, por favor. A las personas que trabajan en lo público, a las personas que trabajamos en la Junta de Andalucía, a la mayoría, nos encantaría que si no nos motivan, al menos no nos desmotiven.


Mucho por hacer desde dentro, mucho desde las competencias de la Secretaría General de Administración Pública, no solo quedándose en las tareas específicas, sino contemplando la administración pública de una manera más transversal...

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo