• Lucía Quiroga

Hacer aflorar el talento: el Programa “Líderes emergentes” de la Junta de Andalucía

La Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de Administración Pública, lleva años formando a las personas directivas de su organización con el objetivo de desarrollar sus capacidades y competencias personales y profesionales, a través, entre otros, del “Programa de Desarrollo Personalizado de Competencias Directivas”. Esta formación se dirige a personas que desempeñan puestos de niveles 26 a 30 en nuestra organización y al que dedicaré un artículo próximamente.


Pero la Administración Pública en general, y la Junta de Andalucía en particular, está formada por muchas otras personas que, aún no siendo personal directivo actualmente, sí tienen posibilidades y quieren desempeñar ese papel en un futuro. Es uno de los grupos de personas de nuestra organización en los que debemos hacer aflorar el talento, ese que seguro que, existiendo, no hemos detectado o, quizá, en ocasiones, sean esas mismas personas las que no hayan encontrado el camino para poner toda su capacidad de trabajo, su compromiso y su motivación al servicio de la organización para la que trabajan, la Junta de Andalucía.


Por tanto, nos encontramos con varios objetivos que cumplir:

- Visibilizar a este grupo de personas (hacer aflorar el talento).

- Prever la renovación de las personas que ejercen actualmente puestos de dirección pública.

- Adelantarnos para satisfacer las necesidades futuras de manera que quienes puedan tener más posibilidades de acceder al desempeño de uno se estos puestos tengan ya desarrolladas sus competencias de liderazgo.

- Reforzar el ejercicio del liderazgo informal que pueden desarrollar todas las personas de una organización.

Para la consecución de estos objetivos, el Instituto Andaluz de Administración Pública puso en marcha el “Programa Líderes Emergentes” a finales de 2016, como experiencia piloto, y que se ha venido desarrollando hasta principios de 2019. Una vez evaluada la experiencia, recogidas las aportaciones de las personas participantes y de las personas coordinadoras del Programa en cada provincia, se acaba de convocar una nueva edición que incorpora las mejoras detectadas tras su evaluación.


La nueva edición del “Programa Líderes Emergentes” se define como un Programa de Formación Predirectiva para identificar a las personas empleadas públicas que tienen alto potencial para el ejercicio de las funciones propias de la dirección pública, pertenecientes a cuerpos del Grupo A y para personal laboral fijo asimilado sin experiencia en dirección pública.


¿Qué perfil se busca?: personas comprometidas, inquietas, curiosas, polivalentes, adaptables, perseverantes, muy motivadas y orientadas al logro, que posean una visión sistémica de su ámbito de trabajo, que sean visionarias y destaquen por tener imaginación y creatividad, que transformen las ideas en acciones concretas , que trabajen bien en equipo y sepan que tienen que contar con las demás personas para construir redes y contactos útiles, que sean resilientes y afronten con solvencia los obstáculos que surjan, que se ocupen de aprender y sean motores de cambio.


¿Qué se les ofrece?:

- Formación a través del Itinerario Formativo Básico para la Dirección (formación del Instituto Andaluz de Administración Pública).

- Formación en competencias digitales (refuerzo).

- Formación inglés (refuerzo).

- Posibilidad de contar con un acompañamiento grupal (por parte de personas expertas de la Junta de Andalucía, seleccionadas por el Instituto Andaluz de Administración Pública).

- Disponibilidad de un Espacio de trabajo en la Red Profesional DE LA Junta de Andalucía.


Proceso de selección y evaluación:

- Presentación de solicitudes hasta el 16 de septiembre. Deben acompañarse de un Informe de motivación e idoneidad en el que se sinteticen los motivos para el interés en participar y se justifiquen las características buscadas que se posean. El Informe deberá ser validado por el superior jerárquico con rango de jefatura de servicio como mínimo que implicará su autorización.

- Selección de 100 personas de entre todas las solicitudes recibidas.

- Proceso de evaluación del potencial de liderazgo para esas 100 personas mediante pruebas basadas en cuestionarios, test psicotécnicos y otras técnicas adecuadas para la identificación de las características que se buscan para el personal directivo.

- Selección de las 45 personas más adecuadas, contando con la paridad entre hombres y mujeres, con un mínimo de 3 por provincia, que pasarán a la fase de formación.


¿En qué consiste la formación y cuánto dura?:


El proceso formativo tendrá una duración de cuatro o cinco años, dependiendo del ritmo de cada persona. Está basado en el Itinerario Formativo Básico para la Dirección y tiene la siguiente estructura:

- Jornada Inicial.

- Dos talleres semipresenciales:

. Estrategias Efectivas de Comunicación.

. Gestión del Cambio

- Dos actividades en formato MOOC (formación online masiva abierta)

. Dirección Pública: Introducción.

. Planificación y Gestión de Proyectos.

- En los cuatro o cinco años de duración del programa:

. Completarán las ocho actividades formativas del Itinerario

. Participarán en otras actividades complementarias para la mejora de competencias lingüísticas en idiomas (inglés) y tecnológicas de redes.

Durante el proceso de desarrollo podrán contar con un acompañamiento grupal para orientarles en el aprendizaje y su aplicación en sus puestos de trabajo y dispondrán de un espacio de trabajo en la Red Profesional de la Junta de Andalucía.


Si quieres más información: http://www.juntadeandalucia.es/institutodeadministracionpublica/institutodeadministracionpublica/publico/actualidad.filter?step=read&cp=1&id=1&chm=-1&ca=-1&v=1&cdp=-1&ch=25&cu=35&cd=220315



Esta gran iniciativa es una más de las apuestas de la Junta de Andalucía, a través del Instituto Andaluz de Administración Pública, de poner a las personas de su organización en el centro, de tener muy claro que la calidad de la prestación de los servicios públicos está altamente ligada a la motivación y a la formación de sus profesionales.


Es conveniente impulsar este tipo de iniciativas para aprovechar la motivación, reconocer y valorar el desempeño para que se refuerce el compromiso afectivo de las personas con la organización y sus objetivos; en definitiva, para hacer aflorar ese talento que, aún existiendo, a veces no conocemos.

5 vistas0 comentarios

©2020 por Piensa y luego actúa. Creada con Wix.com